Página de inicio
CASTELLANO
    CONTACTO
    SERVICIO
    CALIDAD
    LINEAS
    DOCUMENTOS
    NUESTROS AMIGOS
    ENLACES
    LIBRO DE VISITAS
    NOTICIAS
CATALÀ
ENGLISH

L.O.T.T.

La norma básica vigente en materia de transportes es la Ley 16/1.987, de 30 de julio, de Ordenación de los Transportes Terrestres (BOE de 31 de julio), que vino a derogar otra ley general, aprobada en 1.947, que se caracterizaba:

· por su carácter fuertemente intervencionista.

· por el establecimiento de preferencias en favor del ferrocarril, habida cuenta de su carácter estratégico.

· por su especial énfasis en los servicios regulares, tanto de viajeros como de mercancías (a fin de garantizar los abastecimientos).

Los últimos años de vigencia de la anterior normativa se caracterizaron:

· por su inadaptación a la evolución técnica de los servicios, a las modificaciones sociales y a los cambios políticos operados.

· por la proliferación de disposiciones reglamentarias.

La nueva Ley 16/1.987, de 30 de Julio (en adelante LOTT) se propone:

1. Establecer un punto cero en la regulación del transporte terrestre.

2. Planificar un nuevo sistema común de transportes en todo el Estado, con coordinación e interconexión de modos, basado en:

a. la unidad de mercado en todo el territorio nacional.

b. la adaptación de la normativa de transportes al marco constitucional, aplicando el principio de ventanilla única que atribuye la gestión a las Comunidades Autónomas y a los Ayuntamientos.

c. la eliminación de la subordinación del transporte por carretera al ferrocarril, siguiéndose criterios de concurrencia entre modos.

d. la regulación de un sistema abierto, con múltiples posibilidades de desarrollo futuras en función de criterios de oportunidad (diferentes tipos de autorizaciones, modalidades tarifarias, etc.).

e. la flexibilización del mercado, con posibilidad de utilizar vehículos alquilados, la colaboración entre transportistas, cooperativas y sociedades de comercialización, etc.

f. promover la libertad de empresa y de gestión empresarial en el marco de una economía de mercado (si bien se admite que el Gobierno pueda suspender, prohibir o restringir total o parcialmente, por el tiempo necesario, la realización de algunas clases de servicios o actividades, por motivos de defensa nacional, orden público, sanitarios u otras causas graves de utilidad pública o interés social, lo cual podría justificar la procedencia de indemnizaciones).

g. el reconocimiento de la participación en las labores administrativas de los usuarios y cargadores, así como, muy fundamentalmente, de las asociaciones de transportistas, directamente o a través del Comité Nacional del Transporte por Carretera o del Consejo Nacional del Transporte.

ÁMBITO DE APLICACIÓN DE LA LOTT.

La LOTT se aplicará a las siguientes actividades:

1. Los transportes de viajeros y mercancías, realizados en vehículos automóviles sin camino de rodadura fijo, por toda clase de vías urbanas o interurbanas, de carácter público, y de carácter privado cuando el transporte sea público (así pues se aplicará a los transportes por cualquier carretera, incluso cuando discurran por carreteras privadas si el transporte que en ellas se realiza es de carácter público).

2. Las actividades auxiliares y complementarias del transporte (agencias de transporte, transitarios, almacenistas-distribuidores, centros de información y distribución de cargas, estaciones de viajeros o mercancías y arrendamiento de vehículos).

3. Los transportes por ferrocarril.

4. Los transportes en trolebús, teleféricos u otros medios de tracción por cable, a los que se aplican las disposiciones de los Títulos Preliminar y Primero de la LOTT, rigiéndose en lo demás por sus normas específicas.

La LOTT será de aplicación directa a los transportes de competencia del Estado, y supletoria o directa a los de competencia de las Comunidades Autónomas y Administración Local, de conformidad con el ordenamiento constitucional, estatutario y legal.

Serán siempre supletorias de las normas de las Comunidades Autónomas las que regulan los transportes urbanos, los Centros de Información y Distribución de Cargas y las Estaciones de Transporte.

En relación con la aplicación de la LOTT en materias de competencia de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos, hay que hacer referencia a la Sentencia del Tribunal Constitucional de 27 de Junio de 1.996, la cual anuló estos artículos de la LOTT que venían a regular materias de exclusiva competencia de las Comunidades Autónomas, tales como las relativas al transporte urbano, determinando que el ámbito de regulación estatal nunca podría alcanzar a dichas materias, ni siquiera con carácter supletorio, lo cual crea un vacío legal que deberá ser cubierto por diferentes leyes propias de cada Comunidad Autónoma.

La Administración de transportes podrá programar o planificar la evolución y el desarrollo de los distintos tipos de transportes terrestres, bien de forma general o para determinados modos o clases de transporte, así como para todo el territorio nacional o para determinados territorios.

Además, el Gobierno, excepcionalmente, por razones extraordinarias de interés público, podrá adoptar medidas tendentes a que se realice un desplazamiento o trasvase entre modos de transporte en el tráfico de determinadas mercancías.

COORDINACIÓN ADMINISTRATIVA Y COLABORACIÓN DE LAS ASOCIACIONES PROFESIONALES CON LA ADMINISTRACIÓN.

Como quiera que, dada la distribución competencial entre el Estado y las Comunidades Autónomas, podrían darse supuestos de descoordinación en el ejercicio de esas competencias que impidieran mantener un mercado único de transportes, se encomienda a la Administración del Estado el promover la coordinación de sus competencias con las de las diferentes Comunidades Autónomas y Entidades Locales.

A tal fin se crearon unos órganos que podemos llamar de coordinación administrativa y que son los siguientes:

· Conferencia Nacional de Transportes, órgano consultivo y deliberante con la misión de promover y facilitar el ejercicio coordinado de las competencias del Estado y las Comunidades Autónomas, asegurando el mantenimiento de un sistema común. Se compone del Ministro competente en materia Transportes y los Consejeros de Transportes de las Comunidades Autónomas. Se reúne, al menos, dos veces al año y tiene su sede en Madrid.

· Comisión de Directores Generales, órgano deliberante de coordinación inmediata y ordinaria, que debe asegurar el cumplimiento de los fines previstos por la Conferencia Nacional. Está formado por el Director General de Transportes del Ministerio y los Directores Generales de Transportes de las diferentes Comunidades Autónomas. Se reúne, al menos, cuatro veces al año y su sede es rotatoria.

Igualmente, y con la finalidad de dar entrada a los representantes del sector transporte en las labores administrativas, se crean otros organismos, que son:

· Consejo Nacional de Transportes Terrestres, órgano superior de asesoramiento, consulta y debate sectorial de la Administración en asuntos que afecten al funcionamiento del sistema de transportes. Está formado por representantes de la Administración Pública, de asociaciones profesionales de transportistas y otros colectivos relacionados con el sector transporte, tales como agencias de viaje, usuarios y cargadores, sindicatos, fabricantes de vehículos, empresas ferroviarias, empresas de transporte aéreo o empresas de transporte marítimo.

Existirá una Sección de Mercancías y otra de Viajeros que actuarán independientemente, pudiendo ser consultadas por las Administraciones competentes en materia de transportes en todos aquellos asuntos de su competencia cuya trascendencia así lo haga aconsejable, siendo en todo caso preceptivo su informe en todas las cuestiones en que así se prevea en el ROTT o por el Gobierno o el Ministro de Fomento.

Los acuerdos del Consejo se tomarán y los informes se aprobarán por mayoría simple de sus miembros, salvo que voten en contra de los mismos el 25 % o más de sus miembros con derecho a voto, en cuyo caso será necesaria mayoría absoluta de los miembros con derecho a voto.

También se prevé la posible creación de Consejos Territoriales en las diferentes Comunidades Autónomas.

· Comité Nacional del Transporte por Carretera, es una entidad corporativa de base privada, dotada de personalidad jurídica e integrada exclusivamente por representantes de las asociaciones de transportistas.

Orientará y armonizará los criterios de las distintas profesiones y sectores del transporte, y será el cauce de participación integrada del sector en aquellas actuaciones públicas que les afecten.

Está formado por representantes de las asociaciones profesionales que ostenten una representación significativa sobre las empresas del sector, y se estructura en dos Departamentos, de viajeros y mercancías, a su vez divididos en diferentes secciones, en las cuales las asociaciones tendrán un número de votos igual al porcentaje de representatividad que las mismas tengan atribuido, adoptándose los acuerdos por mayoría simple de los votos que correspondan a todas las asociaciones representadas.

DEFINICIONES DE INTERÉS.

Por resultar de interés para una adecuada comprensión de los diferentes temas, es conveniente precisar con carácter previo una serie de definiciones básicas a efectos de transportes, y así se considera:

· Autobús o autocar, al vehículo automóvil especialmente acondicionado para el transporte de viajeros y, en su caso, equipajes y encargos, con más de 9 plazas incluido el conductor.

· Turismo, al vehículo automóvil especialmente acondicionado para el transporte de viajeros distinto de la motocicleta, con una capacidad igual o inferior a 9 plazas incluido el conductor.

· Vehículo ligero, al vehículo automóvil acondicionado para el transporte de mercancías con un Peso Máximo Autorizado que no exceda de 6 toneladas o que, aún superándolas, no pase de 3,5 toneladas de carga útil.

· Vehículo pesado, aquel destinado igualmente al transporte de mercancías con un Peso Máximo Autorizado de más de 6 toneladas, y con una carga útil de más de 3,5 toneladas. También se consideran vehículos pesados las cabezas tractoras con una capacidad de arrastre de más de 3,5 toneladas.

· Vehículo mixto, el acondicionado para el transporte simultáneo o no de mercancías y personas hasta un máximo de 9 plazas incluido el conductor, y en el que se pueda sustituir eventualmente la carga, parcial o totalmente, por personas mediante la adición de asientos.

· Antigüedad de los vehículos, el plazo de tiempo transcurrido desde su primera matriculación, cualquiera que sea el país donde ésta se hubiera producido.

4. CLASIFICACIÓN DE LOS TRANSPORTES.

Por su naturaleza, los transportes por carretera se clasifican en:

a. Públicos, los que se llevan a cabo por cuenta ajena mediante retribución económica, es decir, percibiendo un precio a cambio de la prestación del servicio para un tercero.

b. Privados, los que se llevan a cabo por cuenta propia, bien para satisfacer necesidades personales o domésticas del titular del vehículo y sus allegados, en cuyo caso se denominan transportes privados particulares, o bien por empresarios como complemento de otras actividades principales distintas al transporte, en cuyo caso se denominan transportes privados complementarios.

Los transportes privados particulares de viajeros deberán ser realizados en turismos, y los de mercancías en vehículos ligeros.

Los transportes privados complementarios deberán realizarse con vehículos de propiedad de la empresa que los realiza, siendo conducidos por su personal, para desplazar personas o mercancías relacionadas con su actividad principal, no pudiendo facturarse ni contratarse de forma independiente.

Por su objeto, los transportes pueden ser:

a. De viajeros, cuando estén dedicados a realizar los desplazamientos de las personas y sus equipajes en vehículos construidos y acondicionados para tal fin.

b. De mercancías, cuando estén dedicados a realizar desplazamientos de mercancías, en vehículos construidos y acondicionados para tal fin.

c. Mixtos, cuando estén dedicados al desplazamiento conjunto de personas y de mercancías en vehículos especialmente acondicionados a tal fin, que realicen el transporte con la debida separación.

Los transportes públicos de viajeros por carretera pueden ser:

a. regulares, los que se efectúan dentro de itinerarios preestablecidos, y con sujeción a calendarios y horarios prefijados.

b. discrecionales, los que se llevan a cabo sin sujeción a itinerario, calendario ni horario preestablecido.

Los transportes públicos de mercancías por carretera serán siempre discrecionales, aún cuando se produzca en ellos una reiteración de itinerario, calendario u horario.

Por su ámbito de realización, los transportes pueden ser:

a. Interiores, los que tienen su origen y destino dentro del territorio español, como regla general íntegramente dentro de éste, si bien en régimen de transporte multimodal podrán atravesar aguas o espacios aéreos no españoles.

b. Internacionales, aquellos cuyo itinerario discurre parcialmente por el territorio de Estados extranjeros.


hacia arriba

C.M.R.